El equipo de asistencia arqueológica de las obras del puerto de Portocolom presenta la propuesta de protocolo de actuación

08/06/2021, 05:02


El documento conjuga la preservación del valor patrimonial del muelle con la seguridad técnica de la infraestructura portuaria

El equipo de expertos que conforma la asistencia arqueológica y etnológica ha definido los elementos y las técnicas que, desde el punto de vista patrimonial, deben ser conservados y utilizados en la rehabilitación del muelle

El equipo de asistencia arqueológica y etnológica que Ports IB creó para orientar las obras de rehabilitación y reparación del Muelle de Sa Bassa Nova en Portocolom -liderado por el área de Patrimonio del Consell de Mallorca y que incluye expertos arqueólogos y un marger - ha presentado hoy el protocolo de actuación a la Comisión de Seguimiento del proyecto.

El protocolo elaborado por los expertos define las pautas de desmontaje, actuación y montaje para conjugar la preservación patrimonial del muelle con la necesaria intervención técnica que permitirá asegurar la operatividad de la infraestructura portuaria.

El documento presentado a la Comisión de Seguimiento ha sido redactado en base a la información extraída a partir de las tres catas realizados en el muelle durante las pasadas semanas -en los que han participado los arqueólogos terrestre y subacuático, así como el maestro marger- así como del análisis de la documentación y los proyectos anteriores recabados del Archivo Histórico del Reino de Mallorca.

Desde el punto de vista arqueológico, las principales conclusiones que se han tenido en cuenta para definir el protocolo son:
• El tramo analizado se realizó en una sola fase constructiva que, probablemente, tuvo lugar en torno al siglo XIX.
• Para la realización de esta estructura se utilizó un mismo sistema constructivo a partir de tres hileras de sillares rectangulares colocados en seco que se asientan sobre una banqueta que sobresale ligeramente sobre la vertical del muelle. Por debajo de la banqueta aparece una cimentación realizada con grandes piedras de aspecto tosco que se encuentran dispuestas de manera mucho más irregular.
• La potencia de esta cimentación es variable. En el lado sur del muelle se documenta una sola hilera de piedras. En cambio, en el bajo de la base de la zona donde actualmente se asienta la grúa de varada se observa una cimentación de un metro de altura que está realizada con cuatro hileras de bloques. Esta diferencia podría tener relación con la oscilación batimétrica de la zona. En el extremo sur del muelle también se ha documentado un terraplén de unos 4 metros de anchura que refuerza la base del muelle.
• En el transcurso de la inspección se han observado algunos agujeros en la cimentación de la estructura que han provocado el desplazamiento de algunos bloques de piedra. Es muy probable que esta sea la causa de los desperfectos actuales que se observan en esta zona del muelle.
• Las actuaciones a realizar deberían combinar unas bases de hormigón como cimientos con la reconstrucción de los elementos de piedra siguiendo la técnica constructiva original para conservar la fisonomía auténtica del muelle.

A partir de estas conclusiones, el protocolo define los siguientes elementos y técnicas que, desde el punto patrimonial, merecen ser preservados en el muelle de S'Aduana (formado por muelles más pequeños que reciben los nombres de Sa Bassa Nova, Sis-cents, Comercial y del Carrer dels pescadors):
1. El cantil del muro de atraque formado por tres hileras de sillares de piedra acabados a punzón que forman y caracterizan el Muelle de S'Aduana.
Estas piedras presentan juntas realizadas con mortero de asiento y por tanto, se respetará su técnica constructiva. Para su correcta reposición, en el momento de la retirada de todos los sillares, se procederá a su numeración y su geolocalización dentro del marco del muelle para facilitar su recolocación en el mismo lugar. En el caso del cantil con enrase de la zona sur del muelle también se numerarán las piedras que forman la línea de enrase interior.

2. La primera hilera de piedra de la banqueta de cimentación.

3. El empedrado superior que cierra el conjunto formado por piedras trabajadas a punzón. Se respetará el espesor y la técnica constructiva, asentando la piedra sobre un mortero que permita conservar el grosor del empedrado al tiempo que respete el patrón poligonal original. Entendiendo siempre que se utilizará la piedra original.

4. Se respetará el encintado de piedra que forma parte del empedrado original.

5. Se mantendrá el material, el aspecto y las dimensiones de la escalera en su sitio original. Para su correcta reposición, en el momento de la retirada de todos los sillares se procederá a su numeración.

6. Se deberá retirar la losa de hormigón de apoyo situada en la zona donde actualmente trabaja la grúa de varada reponiendo el empedrado con la misma técnica y prescripciones que en el resto del muelle. En el mismo sentido, se retirarán aquellos elementos de mobiliario urbano o de instalaciones que contravengan el contenido de la ficha de catálogo.

7. La piedra nueva que se vaya a emplear debe presentar las mismas características que la piedra original. Antes de proceder a su colocación, el equipo redactor del proyecto deberá presentar una propuesta respecto al material elegido y su colocación.

Los profesionales que componen la asistencia arqueológica y etnológica que han participado en la redacción de la propuesta de protocolo de actuación son David Javaloyas Molina, como arqueólogo terrestre, Sebastián Munar Llabrés, como arqueólogo subacuático, y Lucas Mir Anguera, como maestro marger, junto con los técnicos de Patrimonio del Consell Insular. Estos profesionales son los que han definido a través del protocolo los ajustes que se realizarán en el proyecto que había presentado Ports IB para asegurar que el valor patrimonial de la infraestructura portuaria quede totalmente garantizado.
En este sentido, es importante destacar que, las prospecciones subacuáticas y terrestres realizadas por la asistencia arqueológica confirman la necesidad de crear estructuras de hormigón para preservar la estabilidad del muelle, dado que actualmente existen agujeros en la cimentación y que, tal y como concluyen los expertos, esta es probablemente la causa de los desperfectos que se observan en esta zona.

Por otro lado, otro importante hallazgo fruto de las prospecciones ha sido el reconocimiento del importante valor de la banqueta de cimentación sobre la que descansan las piedras del cantil. Este descubrimiento ha sido rápidamente incorporado al proyecto con el fin de adaptar los procedimientos de actuación que solucionarán los actuales problemas de inestabilidad del muelle.

El protocolo ha sido hoy presentado y compartido con la Comisión de Seguimiento, creada por Ports IB para favorecer la participación ciudadana en el desarrollo de las obras e integrada por el Ayuntamiento y entidades sociales del municipio. A partir de ahora sus miembros podrán estudiar el documento y hacer las aportaciones y comentarios que consideren oportunos.

Una vez añadidas las aportaciones que técnicamente sean razonables y viables, y después de la aprobación final del protocolo por parte del área de Patrimonio del Consell así como por la dirección de obra, se iniciarán las obras de desmontaje y refuerzo del muelle con las técnicas constructivas más respetuosas y seguras.

La intención de Ports IB es que la intervención que finalmente se lleve a cabo compatibilice la seguridad estructural con la conservación patrimonial del muelle de S'Aduana y convertirse, así, este proyecto en un referente para futuras reformas de infraestructuras portuarias con valor patrimonial.