PORTS IB ofrece 100 plazas de amarre en puerto base

27/11/2020, 10:42

El consejo de administración de Ports IB aprobó ayer el acuerdo para el inicio del procedimiento de adjudicación de amarres en base de lista 7ª en el Puerto de San Antonio y en Es Barcarès.

Ports de les Illes Balears prevé ofrecer 100 amarres en base en los puertos de San Antonio en Ibiza y en Es Barcarès, Alcudia, en el marco de las actuaciones que el ente público está realizando con el fin de dar respuesta a la fuerte demanda de amarres en los puertos autonómicos.

En el puerto de San Antonio hay una lista de espera de 500 usuarios que se verá aliviada con la adjudicación de 82 amarres. En el caso de la instalación secundaria de Es Barcarès, Ports IB contaba con 74 solicitudes, de las cuales 18 podrán ser atendidas.
Esta optimización de los puertos existentes se realiza de acuerdo con varias de medidas que permitirá mejorar la situación actual en relación con las plazas de amarre.

La primera de estas iniciativas es la reordenación interior de los puertos existentes, haciendo posible el incremento del número de amarres en base. Algunos de los puertos de gestión directa de Puertos de las Islas Baleares aún disponen de un elevado número de amarres de tránsito. Esta medida propiciará la reducción hasta el 25% los amarres destinados a tráfico, aumentando considerablemente los amarres base y facilitando, por tanto, la adjudicación de un nuevo amarre a los usuarios que están en las listas de espera.

Paralelamente desde Ports IB se está tramitando el Plan General de Puertos de las Islas Baleares, el instrumento de planificación que establecerá los criterios que determinarán la evolución del sistema portuario autonómico para los próximos 15 años. Este documento aporta una visión global de los puertos de Baleares y cubre el actual vacío normativo y de planificación para las infraestructuras portuarias autonómicas. El Plan General parte de un estudio profundo y de un diagnóstico del sector náutico para detectar las necesidades actuales y de futuro, y ofrecerá medidas que puedan resolver las carencias que pueda tener el sistema portuario balear, mejorando y optimizando el funcionamiento de las instalaciones portuarias existentes, sin construir otras nuevas.

Con el objetivo de dar respuesta al problema específico de la alta demanda de puestos de amarre, el Plan General observa medidas alternativas como potenciar la red de rampas públicas y las marinas secas, así como apoyar a los clubes de navegación y multipropiedad.