Ports de les Illes Balears inicia un plan para retirar cerca de 200 embarcaciones abandonadas

01/02/2018, 10:35

En enero se ha empezado, por primera vez, la retirada de barcos en puertos de gestión indirecta

Ports de les Illes Balears ha puesto en marcha un plan para retirar de los puertos, tanto de gestión directa como de los de gestión indirecta, la retirada de las embarcaciones abandonadas. En la actualidad, la empresa pública tiene abiertos 42 expedientes en los puertos de gestión directa, a los cuales se tienen que añadir los del puertos de gestión indirecta, que pueden llegar a ser unos 160. Así lo ha anunciado hoy en rueda de prensa en el Club Náutico de Santa Ponça, el conseller de Territorio, Movilidad y Energía, Marc Pons, acompañado del director general de Transportes, Xavier Ramis; del presidente de la Asociación de Clubes Náuticos de las Baleares, Miquel Suñer, y del presidente del Club Náutico de Santa Ponça, Luis Nigorra.

El conseller ha estacado que “es una reivindicación histórica de los clubes náuticos y de los usuarios de los puertos y, con esta actuación, se da respuesta a esta petición”.

A estas alturas se están tramitando expedientes para la retirada de 31 embarcaciones y 11 pateras que habían sido abandonadas por sus propietarios en los puertos de gestión directa, los cuales mantienen deudas con la Administración. A partir del mes de enero se ha extendido la retirada de embarcaciones abandonadas a los puertos de gestión indirecta después del acuerdo por el Consell d’Administració de Ports de les Illes Balears de diciembre pasado, en base a la Ley 6/2014, de 18 de julio, de modificación de la Ley 10/2005, de 21 de junio, de Ports de les Illes Balears.

Hasta ahora, los titulares de las concesiones han comunicado que hay 22 embarcaciones abandonadas, de las cuales dos ya han sido retiradas. Aun así, la previsión es que haya 150 embarcaciones más a retirar a los puertos de gestión indirecta, con lo cual la suma total estaría en los alrededores de los 200.

El objetivo de esta acción, es liberar el espacio que ocupan las embarcaciones, mejorar la imagen del puerto y la gestión medioambiental de los puertos, reduciendo la huella ecológica de las embarcaciones abandonadas y liberando amarres que suban estar ocupados.

En cuanto al destino de estas embarcaciones, una vez concluido los trámites administrativos y realizadas las correspondientes peritaciones, será el desguace o, en su caso, la venta mediante subasta. Estas acciones están previstas para antes del verano.